Marpol es un vocablo que continuamente se cruza ante los ojos de los navegantes: en los depósitos de recogida del puerto, en la propaganda institucional, cada vez que lee un artículo sobre lucha contra la contaminación... En realidad, Marpol es, un acrónimo que hace referencia al Convenio Internacional para prevenir la contaminación de los barcos.

Tiene su origen en el accidente del petrolero Torrey Canyon que en 1967 varó en las inmediaciones de las Scilly, a unas 25 millas del extremo SW del Reino Unido. La marea negra (la primera de la historia) que siguió a la varada conmocionó de tal forma a la opinión pública que algunas voces llegaron a reclamar el cese del transporte de hidrocarburos por el mar.

A partir de este y otros sucesos que le siguieron en la década de los setenta, la industria marítima centró sus esfuerzos en el desarrollo de un marco normativo que limitase al máximo tanto la posible contaminación que pueda surgir tras un accidente como aquella que se produce durante las operaciones cotidianas de los barcos.

El texto del convenio, que se adoptó en 1973, se actualiza de forma periódica, introduciendo mejoras que afectan a la construcción y al manejo de las naves y ha supuesto un avance significativo en la preservación de los mares como así lo han demostrado numerosos estudios llevados a cabo desde su implantación.

El convenio Marpol contiene reglas aplicables a todas las fuentes posibles de contaminación que proviene de los barcos y es importante saber que sus prescripciones no son sólo aplicables a los barcos comerciales, sino que muchas de ellas también obligan a la náutica de recreo, ya que su ámbito de aplicación se extiende hacia todo tipo de embarcaciones que operen en el medio marino.


SERVICIOS MARPOL
Según el Convenio Internacional para Prevenir la Contaminación procedente de buques (conocido como Convenio MARPOL 73/78), los responsables de los buques están obligados a comunicar a las autoridades portuarias correspondientes la cantidad y el tipo de residuo que transporta y si tienen necesidad de evacuarlo.

El Puerto de Vigo dispone de instalaciones adecuadas y suficientes para recibir cada uno de los diversos tipos de residuos que llevan los buques, ajustándose al Convenio MARPOL que dedica un anexo específico y desarrollado en profundidad a cada tipo de residuo.

El Puerto de Vigo tiene servicios 24 horas y todos los días del año de:
- Recepción de residuos de hidrocarburos (Anexo I del Convenio MARPOL 73/78).
- Recepción de aguas residuales negras y grises (Anexo IV del Convenio MARPOL 73/78).
- Recepción de basuras y residuos de carga (Anexo V del Convenio MARPOL 73/78).

 El interesado se ha de poner en contacto con la empresa que tiene autorización de la Autoridad Portuaria de Vigo para realizar este tipo de servicio, que en este puerto es MARPOLGAL

MARPOLGAL
UTE: Botamavi servicios generales marítimos, S.L. – Tradebe, S.A. – Urbaser, S.A. Ley 18/1982

Oficina Administrativa:
Cánovas del Castillo 10- 1º oficina 8
36202 Vigo

Nave Almacenamiento:
Nave de servicios portuarios, muelle de reparaciones de Bouzas
36208 Vigo

Teléfono 24 horas / 365 días: 900 207 378
Fax: 986 224 087

info@gbotamavi.com/a> (dirección)
info@gbotamavi.com (administración)
www.gbotamavi.com

 



capa pie